viernes, 3 de diciembre de 2010

EN ESTE PUEBLO NO HAY LADRONES

Autor: Gabriel García Márquez.
Dámaso, azotado por la falta de dinero, decide realizar un robo en el único centro de diversión existente en el pueblo. En la cantina sólo halló unas bolas de buchacaras, las cuales tomó sin saber para qué. Cómo nunca habían robado en la comunidad, el acontecimiento tuvo gran revuelo, hasta al punto de vestir de luto a la meza de billar y convertirse en el más triste de los pueblos.

Todos en el pueblo se preguntaban quién podría haber realizado semejante hecho, y llegaron a la conclusión de que sería un forastero porque en el pueblo nunca se ha perdido nada. De casualidad pasaba un negro por aquellos lares, y de inmediato fue capturado y maltratado por la policía por robarse las bolas.

Dámaso con la conciencia alterada y con unos ataques de arrepentimiento hasta el punto de golpear a su mujer, quien no quería devolver las bolas porque el compañero corría el riesgo de que lo cogieran infraganti, lo cual sucedió. Capturado por el cantinero, y acusado de haberse robado las bolas más doscientos pesos.

PERSONAJES PRINCIPALES.

Dámaso; Ana, la mujer; Don Roque, el cantinero.

PERSONAJES SECUNDARIOS

El negro, Gloria, El Alcalde.

ANALISIS DE SU CONTENIDO

Un cuento de veintiséis páginas aproximadamente, manifiesta sencillamente cómo un plan se complica cuando no se tiene el suficiente conocimiento o astucia para realizarlo. El cuento muestra la inocencia y la ridiculez de un hombre al hurtar unas bolas de billar, las cuales le complican la vida al ser capturado y condenado a pagar un dinero que no hurtó. Vino por lana y salió trasquilado. Además, muestra la inoperancia de la justicia, los abusos de autoridad y un racismo poco común en el Caribe colombiano.





2 comentarios:

  1. Como Damaso Se Robo Las Bolas De Billar

    ResponderEliminar
  2. Damaso nunca pensó, ni mucho menos planeó robarse las bolas de billar, sólo las halló y se las llevó. Esa es la paradoja del cuento, y cómo complica su vida por este hecho.No se debe robar ni lo mas insignificante de las cosas, y si lo hacemos se nos puede complicar la vida, como a Damaso.

    ResponderEliminar