martes, 29 de noviembre de 2011

ALGUIEN DESORDENA ESTAS ROSAS


Autor: Gabriel García Márquez.

Es la historia de un espíritu que desde mucho tiempo habita la casa donde vivió. Pasado veintes años de soledad se le presenta alguien conocido. Comienzan a convivir con ella. Él desde el más allá, y ella, en este mundo, sin presentir que está acompañada, se dedica a sembrar rosas para vender y adornar el altar de los santos.
El muerto describe como es su habitación. Ahí sentado en una silla la única que dejaron los familiares cuando hicieron el trasteo, dejando unas cuantas cosas como sus zapatos embadurnado de barro seco tirados en el fogón apagado. Se quedaron olvidados así como está él sin que nadie le lleve flores al cementerio, y tenga que hurtarlas para sentirse menos olvidado.
La casa fue abandonada por sus familiares, luego es habitada por una joven quien fue amiga cuando niño, precisamente cuando él fallece. Él la reconoció en el momento en que llegó, ella tenía veinte años, en ese entonces. El rememora su infancia junta a ella y el momento en que muere.
Ahora ella tiene cuarenta años. Ella tiene un altar con santos llenos de flores, en donde el muerto hurta un ramo de rosas rojas y blanco cada domingo para llevarla a donde reposan sus restos. Pero hace varios domingos no ha podido hurtar un nuevo ramo. Ella ha notado que las rosas la desordenan, está alerta, pero una suave corazonada le dice que es la brisa. Mientras, él sigue esperando que ella le dé la oportunidad de llevar un ramo de flores a su morada, imagina cuando ella también tenga que partir para el valle de los muertos y descubra que quien desordenaba las rosas no era el viento sino él.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada